Salmo 5:7 NVI

“Pero yo, por tu gran amor puedo entrar en tu casa; puedo postrarme reverente hacia tu santo templo”. Salmo 5:7 NVI

Somos seres imperfectos cuya mayor imperfección es un peligroso orgullo que nos confunde y nos hace pensar que en verdad somos seres perfectos.

No nos gusta equivocarnos y cuando lo hacemos, buscamos toda clase de excusas para justificar nuestra confusión.

Pensamos que somos dueños de la verdad y que nuestra posición es la correcta simplemente porque así nos parece bien.

No nos conformamos con ser lo más importante de la creación, queremos ser Dios mismo.

Y todavía muchos se preguntan qué porque necesitan ser salvados.

La viga que tienen en su ojo les impide darse cuenta de la tristeza de su condición.

Venturosamente, Dios ha provisto una salida para escapar de esta  terrible situación.

El gran amor de Dios se derrama copiosamente sobre la humanidad entera para ofrecer la solución y la respuesta al gran problema del ser humano.

La única manera de cambiar este lastimoso estado es mediante la fuerza transformadora de la presencia de Jesucristo en tu vida.

Asegúrate de que ya Jesús está contigo y que te estás dejando guiar por su experta mano hacia la transformación total de tu ser.


Amén.

Related Posts
Previous
« Prev Post