Salmo 5:8 NVI

“Señor, por causa de mis enemigos, dirígeme en tu justicia; empareja delante de mí tu senda”. Salmo 5:8 NVI

Nuestros enemigos no solamente quieren vernos destruidos.

Ellos a veces se conforman con lograr que caigamos en sus despreciables comportamientos.

Nos tientan y nos hostigan para hacernos perder la calma y la cordura de manera que imitemos sus violentos actos destructivos.

Se requiere estar muy centrado y muy enfocado para no perder la ecuanimidad y el aplomo.

Esto sólo se logra cuando tenemos puesta nuestra mirada en el Señor Jesucristo y su bendita misericordia.

¿Te has dejado llevar por tus emociones y has perdido la orientación y el rumbo?

Busca a Dios y regresa al centro de tu sendero, ese sendero glorioso que él ha preparado para ti.

Dios te dará la fortaleza y el discernimiento para superar con creces la prueba de tu fe y tu paciencia.

Dios se encargará de mantener el camino delante de ti bien iluminado y señalizado para que nunca te extravíes ni pierdas tu rumbo.

Eso sí, nunca apartes tu mirada de él pues corres el riesgo de extraviarte.

Él es tu guía y tu protección.

Regresa a él.


Amén.

Related Posts
Previous
« Prev Post