Salmo 6:3, 4 NVI

“Angustiada está mi alma; ¿hasta cuándo, Señor, hasta cuándo? Vuélvete, Señor, y sálvame la vida; por tu gran amor, ¡ponme a salvo!”. Salmo 6:3, 4 NVI

Durante una crisis de desesperanza nos imaginamos que Dios nos ha dado la espalda.

La angustia nos abruma.

Pensamos que él ya no quiere saber de nosotros y que hemos perdido su favor.

Nada más alejado de la realidad.

Es mera percepción desde nuestra pobre perspectiva del asunto.

Hemos dejado que el enemigo llene nuestra mente de mentiras.

Nos hemos olvidado de las promesas de Dios.

La gran realidad es que Dios está a nuestro lado.

Su gran amor está esperando el momento oportuno para actuar y librarnos de cualquiera que sea la situación que estamos atravesando.

Él está listo para salvar.

Sólo espera tu clamor.

Pon tu esperanza en él.


Amén.

Related Posts
Previous
« Prev Post