Salmo 8:2 NVI

“Por causa de tus adversarios has hecho que brote la alabanza de labios de los pequeñitos y de los niños de pecho, para silenciar al enemigo y al rebelde”. Salmo 8:2 NVI

Muchas veces el fragor de la batalla y la trepidación de los ataques del enemigo logran quebrantar nuestra estabilidad y nos sumerge en la más profunda desesperanza.

El ruido de las explosiones verbales sembrando mentiras a nuestro alrededor se hace insoportable y no sabemos qué hacer para acallarlo.

Nuestros oídos se aturden y no logramos conciliar la paz.

¿Te encuentras por casualidad bajo una situación similar?

Tengo buenas noticias para ti.

Dios te ha dado algo que no parece un arma pero es poderosa para silenciar por completo los insultos e improperios de nuestros adversarios.

Esa arma es la alabanza.

Cuando te encuentres en medio de la adversidad, alaba a Dios con toda tu alma, con toda tu mente, con todas tus fuerzas y con todo tu corazón.

Agradécele todas las bendiciones y promesas cumplidas con que te ha colmado.

Reposa en su fidelidad y misericordia.

Déjate abrazar por su infinito amor.

Verás como el estrépito y el alboroto desaparecen de tu lado y su perfecta paz te rodea para impartirte tranquilidad.


Amén.

Related Posts
Previous
« Prev Post