Salmo 8:9 NVI

“Oh Señor, soberano nuestro, ¡qué imponente es tu nombre en toda la tierra!”. Salmo 8:9 NVI

Desde los albores de la historia el hombre ha estado preguntándose el qué y el porqué de la creación.

Cada estudio y análisis que se ha planteado el hombre lo han llevado a descubrir maravillosas realidades en torno a la naturaleza.

Cada día que pasa el saber humano crece de manera exponencial la necesidad del conocimiento especializado se hace más evidente.

Pareciera que pronto la humanidad llegará a conocer todo lo que hay que conocer.

Lo más interesante de todo es que cada día que pasa el hombre se va dando cuenta de la impactante y demoledora realidad de aquella famosa frase del filósofo griego Sócrates… sólo sé que no sé nada.

Por otra parte, casi todos los investigadores coinciden en que… mientras más aprendo, menos sé.

Dios ha permitido que el hombre vaya conociendo poco a poco, mediante mucho estudio y dedicación, los secretos de la creación.

Con esta revelación se espera que el hombre se dé cuenta de lo impresionante que ella es y alabe a Dios su creador aunque, lamentablemente, la gran mayoría de los hombres ha optado por tomar un camino diametralmente opuesto a lo originalmente establecido para ellos.

Para la gran mayoría de los científicos modernos la creación es el producto del azar y del caos.

Las evidencias de lo contrario son hábil y convenientemente ignoradas para ocultar la inevitable conclusión de que todo existe por la voluntad de Dios.

Busca a Dios en los pequeños detalles y en la impresionante grandeza de su creación.

Verás cuantas voces dan testimonio de la majestad y autoridad del creador y tus labios se llenarán de alabanza.


Amén.

Related Posts
Previous
« Prev Post