Salmo 9:7, 8 NVI

“Pero el Señor reina por siempre; para emitir juicio ha establecido su trono. Juzgará al mundo con justicia; gobernará a los pueblos con equidad”. Salmo 9:7, 8 NVI

Una de las cosas que más le cuesta alcanzar a la humanidad y la cual todos aspiran es la justicia.

Estamos hablando de una justicia verdadera, no de una justicia barata y fácil de comprar cuando se tiene fama, dinero o poder.

A diario podemos ver las noticias de casos donde la justicia es amañada por intereses turbios y como las víctimas de estos desmanes jurídicos perecen por falta de protección ante tanta corrupción.

Quienes administran este remedo de justicia han decidido ignorar que existe un soberano que está sentado en las alturas celestiales sobre un trono contra cuyas decisiones no habrá apelación posible.

Orgullosos de las trampas y manipulaciones con que logran torcer y deformar su raquítica justicia se dirigen sin obstáculos a un juicio y condenación donde ellos serán los acusados y su sentencia y castigo serán terribles.

Este mal disfraz de justicia no es más que uno de los aspectos con que se aplica la mentira engendrada por el propio Satanás.

¿Estás tú dentro del numeroso grupo de personas cuyos derechos han sido violentados repetidamente por togados mercachifles de la justicia?

Recuerda que el Señor reina por siempre, que él tiene todo bajo su control y que todo lo que te ocurre tiene un propósito y es para tu bien.

Descansa en la promesa de que cuando nuestro Señor vuelva por su iglesia juzgará con mano muy dura todos estos abusos y arbitrariedades con los cuales estos mercenarios tribunalicios han llenado sus arcas y sus bolsillos.

La justicia de Dios es perfecta y nada podrá oponerse a su estricta aplicación.


Amén.

Related Posts
Previous
« Prev Post